Al final de los relatos

Lord Alce lee y escribe

AL FINAL DE LOS RELATOSmarove-3-un barco solitario_.jpg

—Aquí estamos.

—Aquí estamos. Eso es.

Los dos hombres se miran con expresión apesadumbrada, incluso tristona. Son dos figuras muy diferentes en aspecto y sus personalidades, del mismo modo, resultan opuestas, pero son amigos y sienten una conexión entre sus almas más fuerte de lo que pueden explicar.

Pero sí, son muy diferentes y nadie los tomaría por hermanos, ni siquiera por amigos. El uno, alto, espigado, de piel tan blanca como el más blanco alabastro y facciones delicadas, casi femeninas, en un rostro apuntado de pómulos altos y ojos que brillaban con un fuego carmesí. Su melena oscura se agita por el viento cargado de sal que sopla sobre la cubierta del barco en el que se encuentran.

El otro, algo más bajo, más fornido de espalda y hombros, parece tener una pátina de bronce sobre unos músculos cincelados por el mejor de los…

Ver la entrada original 722 palabras más

Autor: faloymunoz

NADA QUE COMENTAR QUE SEA DE INTERES PUBLICO

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: