La media naranja y otras trampas del “amor verdadero”

“Yo sé que va a cambiar”, “el amor lo perdona todo” y “porque te quiero te aporreo” son frases que se repiten a diario, casi a manera de verdades. No obstante, contribuyen a la idea de aguantar hasta la violencia en las relaciones de pareja. 

Muchas veces cuando las mujeres intentan alejarse de los hombres que las agreden, ellos lo impiden porque sienten que ellas les pertenecen.

El año en que cumplirían 35 años de casados, mi mamá se separó de mi papá. Tomó la decisión que durante años aplazó. Cuando los hijos se fueron y el nido quedó vacío, ella confirmó lo que desde siempre supo: que la convivencia con quien hasta entonces había sido su pareja (un hombre tacaño, egoísta, celoso, autoritario, posesivo, maltratador, descuidado y cero afectuoso, entre otras bondades) era insoportable, insostenible.

La reacción de mi papá fue buscar un responsable. Habló de una amiga que seguramente “la aconsejó mal”. Dijo que, posiblemente, mi mamá tenía una relación con el tapicero que había arreglado los muebles de la sala o, quizás, con el lechero, el vecino, el cajero, el panadero, el primo, el tío… O con cualquier hombre que tuviera el descaro de saludarla.

Seguir leyendo ,pincha el enlace:La media naranja y otras trampas del “amor verdadero”

Anuncios

Autor: faloymunoz

NADA QUE COMENTAR QUE SEA DE INTERES PUBLICO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s